Atlantic Copper y los depositos de polvos de electrofiltros


En una escombrera de la Mina de Riotinto –denominada Marginal- situada junto al poblado La Dehesa aparecen numerosos envoltorios denominados BIGBAG, desenterrados parcial y recientemente por el efecto de las escorrentías pluviales. Estas grandes bolsas (con unos mil kilogramos cada una) contienen un residuo sólido procedente de la Fundición de Cobre de Atlantic Copper en Huelva, cuya denominación es “Polvos de Electrofiltros”, de los que actualmente producen actualmente entre 1.500 y 2.000 toneladas al año, según las propias Declaraciones Medioambientales anuales de la empresa.

Esos residuos peligrosos “específicos del propio proceso de la fundición” son declarados como tales por la propia empresa.

Efectuando una revisión documental histórica, consta la existencia de estos residuos, en esa escombrera desde el año 1994, en el que unos agentes del Seprona recogen una muestra de los mismos en una actuación profesional a raíz de una denuncia sobre el vertido ilegal de los denominados “ácidos débiles” sobre esa misma escombrera, lo que dio lugar a la sentencia condenatoria, nº 569/98 del Juzgado de lo Penal número DOS de Huelva contra el Director de Atlantic Copper por gestión ilegal de residuos en el año 1998. No obstante, no se tenía constancia de la existencia de su disposición en bolsas BIGBAG enterradas de forma intencionada bajo materiales que en el argot minero se denominan “morrongo”.

La Agencia de Medio Ambiente cuantificaba la producción de esos residuos en los años 90 y 91 en torno a 900 toneladas /año. Y así lo constaba también un contrato de Riotinto Minera, S.A. consigo misma (era la misma empresa entonces propietaria de la Fundición y la Mina) por UNA PESETA (igual que el del otro residuo -los ácidos débiles- por el que fue condenada, con el mismo teórico destino: la Planta de Cementación).

En el año 1994, la asociación HIGIA encarga realizar un análisis de los residuos de polvos de electrofiltros allí depositados, y este fue el resultado.

Estos depósitos, 19 años despues, siguen en la misma escombrera, junto al Río Tinto, hacia el que van filtrando compuestos altamente peligrosos para el medio ambiente y para la salud humana como el arsénico, plomo, cadmio, mercurio, etc….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s