No a los fosfoyesos, de una vez.


Después de casi dos años sin vertidos de fosfoyesos en las marismas de Huelva seguimos sin que Fertiberia cumpla con la sentencia de la Audiencia Nacional, con la connivencia de las administraciones públicas, desde el propio Gobierno de España hasta el Ayuntamiento, pasando por la Junta de Andalucía.

Todo lo que haga retrasar la presentación de un proyecto de regeneración por parte de Fertiberia beneficia a su dueño, el Marqués Villar Mir, amigo del Rey.

Y es ahí donde entran en juego distintos agentes a la sombra de la propia Fertiberia, con creación de comisiones de expertos, con la cubrición experimental de unos 100m2 y con la presentación de proyectos que quieren mostrar una solución a este desastre mediambiental. En este nivel se encuentran las investigaciones de Juan Pedro Bolívar y su equipo.

Pero antes de comenzar a analizar su propuesta, estaría bien recordar varias cuestiones:

  • En el año 1995, cuando presenta su Tesis Doctoral, Juan Pedro Bolívar decía: “Las pilas de Fosfoyeso, que cubren una extensión de 1.200 Has. de las marismas del río Tinto, producen un considerable impacto radioactivo en las marismas y sedimentos de sus entorno”.
  • Diez años después se contradecía, y llegaba a declarar que los Fosoyesos no suponían ningún riesgo, y que incluso se estaban disolviendo en la Ría como “azucarillos”.
  • Ahora nos viene con un proyecto de reutilización de un residuo para la construcción.

¿Qué ha cambiado desde 1995 a la actualidad? ¿Qué ha provocado ese cambio de opinión en relación a la peligrosidad de los fosfoyesos? Creo que la respuesta es obvia viendo la siguiente imagen:

La participación y colaboración de Fertiberia en sus Master e Investigaciones nos hacen dudar de la independencia y fiabilidad de sus conclusiones. No se puede poner el zorro al mando del gallinero.

Desde la Mesa de la Ría y Huelvadenuncia.org se informó sobre esta extraña coincidencia. Y la respuesta fue la denuncia del profesor de la Universidad, que lógicamente fue desestimada por la justicia.

PATENTE DE EXPLOTACIÓN

Hace unos años conocimos la nueva investigación de Juan Pedro Bolívar sobre la posibilidad de reutilizar los fosfoyesos en la construcción, algo que no es nuevo, ya que en varias ocasiones se intentó.

La diferencia es que el grupo de investigación de la Universidad de Huelva presentó la patente, por lo que si se llevara a cabo el beneficio obtenido sería para los miembros de este grupo de investigación.

Lo cierto es que como ocurrió en ocasiones anteriores, el proyecto no saldrá adelante, ya que todo los elementos contaminantes que acompañan a los fosfoyesos, así como su radioactividad, no garantizan que sean aptos para el uso como material de construcción.

A eso se une el bajo precio del yeso natural, que no hace rentable su explotación.

UNA SOLUCIÓN PROVISIONAL

Lo preocupante de todo esto es que la única solución que propone es la de cubrir de forma provisional los fosfoyesos, que curiosamente es lo que le interesa a Fertiberia, a la espera de una futura explotación, que no se producirá, y que por tanto se quedará en solución definitiva. Los onubenses nos comeremos los fosfoyesos.

La Mesa de la Ría siempre ha defendido  la búsqueda de una solución defintiva que permita la regeneración de la Marisma. Todo lo demás es favorecer a la empresa contaminante, y la ley es tajante en este sentido, QUIEN CONTAMINA PAGA. Lo que hace falta ahora es una administración valiente que haga su trabajo. NO A LOS FOSFOYESOS, por una Marisma Limpia, YA.

Anuncios

Una respuesta a “No a los fosfoyesos, de una vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s