Concentración de la Mesa de la Ría


Voces enfrentadas en una mañana tensa y ‘caliente’.La violencia verbal apareció ayer en la plaza del Ayuntamiento, aunque la sangre no llegó al río. Se presentaba una mañana ‘calentita’ y lo fue. Más de 500 personas, entre detractores y partidarios del pacto por la industria y el empleo, se concentraron a las puertas del Ayuntamiento, donde se celebró un pleno que aprobó este documento. Los detractores estaban impulsados por la Mesa de la Ría, cuyos miembros portaban un crespón negro en señal de duelo por la aprobación del documento, mientras que los partidarios eran, en su mayoría, trabajadores del Polo Químico, amparados por los sindicatos UGT y CC OO, firmantes del pacto por la industria junto con la Federación Onubense de Empresarios y el Consistorio. La curvatura de intensidad en los enfrentamientos creció minuto a minuto. A las 9.30 horas se produjo el agolpamiento de personas en la puerta principal de la Casa Consistorial. Sudores, agitaciones, empujones, insultos… La llegada de los representantes de los trabajadores del Polo Químico fue la mecha que encendió el fuego de la palabra. “¡Mi padre murió de cáncer”, decía una manifestante de la Mesa de la Ría, a lo que una partidaria del pacto por la industria y el empleo contestó: “Yo tengo familiares en la Sierra que también han muerto de cáncer”. Ciertas arengas se han convertido en la seña de identidad de la Mesa de la Ría: “¡Cáncer, no!”; “¡Ría, sí. Térmica, no!”; y un largo etcétera. Las pancartas también fueron contundentes merced a los siguientes lemas: ‘Recuperemos la ría. Fuera los contaminadores y sus cómplices’; ‘Concejales Dimisión’ y ‘Golpe de Estado en Huelva’, entre otras. El secretario general de la UGT, Jesús Tormo, y el líder de la FIA-UGT, Luciano Gómez, soportaron los envites hasta que consiguieron entrar en el pleno. Los trabajadores de las factorías rivalizaban con los de la Mesa en un pulso prolongado por el grito más fuerte: “¡Industria, sí. Paro, no!”. Los estudiantes hacían honor a su fama histórica de rebeldes y varias decenas se presentaron en la plaza del Ayuntamiento, unos por convicciones ecologistas y otros para librarse de la clase de matemáticas. Un hombre de mediana edad espetaba, en medio de las voces: “No se están poniendo en peligro los puestos de trabajo. Eso es un cuento que le han metido a los trabajadores. Hay muchos intereses creados, pero hay que defender la salud de la gente. Hay muchas ciudades sin fábricas y con trabajo”. Y, por supuesto, cada comentario espontáneo encontraba un argumento contrario y contrariado: “Sin fábrica no hay trabajo. Estáis dejando a la gente sin pan”. De repente se confirma el objetivo. El portavoz de la Mesa de la Ría, Aurelio González, ha conseguido entrar en el pleno tras duros forcejeos que recuerdan al salto de la reja. Son las 10.00 horas y las venas aortas se hinchan de tanto vociferar. ‘¿Para qué quieren que vote si luego modifican la ley a su antojo?’, rezaba uno de los manifiestos de los Pro Ría. “Han venido a provocar. Ni la Policía Local ni la Nacional han cumplido con el deber de mantener el orden público. Han dejado sola a la ciudadanía”, afirmaba uno de los concentrados. Son las 10.05 horas y acaban de cerrar las puertas del Ayuntamiento. Comienza el pleno. “Si quitan las fábricas, todo el mundo va a trabajar por 80.000 pesetas recogiendo maletas en un hotel”, manifestó un partidario de la industria. Otro decía: “Podrás morir por ésto (enseñando un cigarrillo), pero no por la industria”. Unos chavales pegan golpes en las persianas de las ventanas de la fachada principal de la Casa Consistorial aprovechando el tumulto. El policía de la puerta ni se asoma. La concentración, entonces, se desplazó a la calle lateral, Arcipreste González García, para que “nos oigan mejor desde el salón de plenos”. Por otro lado, un joven menor de edad asegura que un policía nacional le trató violentamente: “Me pidieron la documentación y me cogieron por los brazos. Entonces me asusté y el agente me golpeó con mi propia mano en el pómulo y me pidió todos mis datos. Yo sólo venía a participar en esta concentración pacífica”. Entonces, algunos de los concentrados fueron a increpar a la Policía Nacional con gritos como “¡Policía, asesinos!” o “¡Sois muy valientes ahora, pero luego no hacéis nada para acabar con la inseguridad!”. Los agentes aguantaron estoicamente las acometidas verbales de la Mesa de la Ría.

Eran ya las 11.00 horas y Aurelio, acompañado por Pedro Jiménez (IU), salieron a escena para comentar la decisión plenaria. Cuando el portavoz de los Pro Ría estaba explicando la situación a sus compañeros, se produjo uno de los momentos más tensos de la mañana. Un partidario de la industria comenzó a gritar que las factorías son “riqueza para el pueblo” ante los abucheos de los concentrados y uno de ellos, de la tercera edad y con lágrimas en los ojos, le espetó: “Mis hijos han muerto de cáncer, cab…”. Si no llegan a separarlos, hubiera habido que lamentar un acto de violencia física en la mañana de ayer. Jiménez quiso dejar claro que “el problema es Endesa, no el Polo Químico”, pero fue increpado por un ex votante de Izquierda Unida que le dijo: “Nos habéis traicionado, porque yo antes votaba a IU. Nos habéis dejado en la estacada, porque estáis defendiendo a la especulación y a los arquitectos”. La diplomacia de Jiménez evitó un enfrentamiento más violento. Fue curioso el choque generacional entre un obrero de unos 50 años y un chaval de 15. El primero le preguntó si se había bañado alguna vez en la ría y el joven le argumentó que podría haber empleo sin contaminación. El obrero acabó riéndose de él a pesar del desparpajo y la labia del chaval. Todo acabó a las 11.30. El despliegue policial fue preventivo y no hubo peleas físicas, aunque, eso sí, el consenso brilló por su ausencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s